Aviso Importante

Los hechos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier semejanza con la realidad, es pura coincidencia

domingo, 10 de enero de 2016

Conversaciones con la Almohada: Bastardear la vida. Introducción

Cuando nos quedamos solos, en la oscuridad, ensimismados en nuestros pensamientos, haciendo el balance del día, cuantas imágenes, hechos e ideas se nos cruzan en ese lapso antes de cerrar los ojos para iniciar el camino a un nuevo día.
     No todos los días son iguales, hay algunos en que las circunstancias eventuales de los momentos vividos, nos impiden llegar al tan ansiado descanso, ya sea por errores u omisiones nos sentimos en falta, con culpa, también, las preocupaciones  no nos dejan conciliar el sueño, es normal, somos humanos, somos frágiles ante las presiones, las enfermedades,  las circunstancias de terceros, las propias, es la vida y tratamos siempre de honrarla  de la mejor manera posible, hacemos lo que podemos y a veces no salen las cosas como queríamos, por lo que incurrimos en falsedades, excusas y justificaciones, en cierta manera bastardeamos el hecho con esas acciones, es algo que llevamos dentro, no hay persona que no lo haya hecho en algún momento de su vida, está en nuestra naturaleza, en nuestro sentido de supervivencia emocional.

 “Bastardear la Vida”, suena fuerte, pero también es verdad, hay seres que con su actitud sistemática, bastardean la vida. Está en su esencia, no van a cambiar, no se van a arrepentir, pero en el momento de apoyar la cabeza en la compañera de todas las noches, el sueño se va y deja al desvelo para cobrar las facturas diarias, el deshonor, el desamor, la vileza, la deslealtad.. y muchas más, pero estos temas son para otras conversaciones silenciosas, dejo paso a la somnolencia que me lleva...    

4 comentarios:

Maria Coca dijo...

Querido amigo: Justo ahora que comienza un nuevo año debemos tener confianza en que... si no mejor, nuestro mundo seguirá repleto de instantes de luz. Te deseo muchas horas de luz...

Un abrazo.

MuCha dijo...

Gracias por volver Tu escrito tiene el sabor de alguien que sabe escribir sus situaciones
No te pierdas
Un abrazo

Josefa dijo...

El insomnio produce fantasmas que te atormentan. Menos mal que al amanecer desaparecen.
Me gustó tu escrito.
Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Intento quitarme todas las preocupaciones posibles.
Al final comprendí que la paz interior es lo más valioso del mundo.
Y eso me permite dormir y vivir sin apenas estrés...