Aviso Importante

Los hechos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier semejanza con la realidad, es pura coincidencia

viernes, 11 de mayo de 2007

Espina en el corazón

Al despertar del mas puro de tus sentimientos,
llegada la hora del disfrute sin frontera,
una espina en el corazón y en tu alma entera,
se hace presente para interponer su gélida barrera.

Presientes como avanza sobre tu esperanza,
intentas buscar el camino que despeje tu destino,
pero las heridas son tan profundas e imaginar mas dolor
hace que el temor expulse palabras de acero desgarrador.

Una espina en el corazón intenta apagar tu pasión,
una espina en el corazón quiere ahuyentar mi amor,
una espina en el corazón impide la claridad,
una espina de dolor, resquebraja nuestra unión.

En el momento en que tu aura quiero adorar,
sonidos cómplices clavan la espina en mi corazón,
como rayos de hielo mi amor quieren matar,
me voy del momento, domino el temor, apelo a la razón.

No entiendo el castigo, te lo inflinges a ti,
no entiendo el porque, no entiendo porque a mi,
espina en el corazón, ganas tus batallas con sonrisa amarga,
espina en el corazón no aprenderás jamás,
la ame desde que la vi y no dejaré que muera por ti.

Espina en el corazón, tu pasado la quiere condenar,
no la dejas que pueda libremente dejarse llevar,
haces opacar su encanto, la haces dudar,
me haces trastabillar, me haces rabiar,
me haces angustiar, pero nunca lograrás triunfar.

5 comentarios:

Bichito de luz dijo...

Que espina!!!!!, tiempo al tiempo, ya se irá

Abrazos luminosos

angelica dijo...

Que bello lo que has escrito, la dulzura del amor en cada palabra.
Besos señor de M G

Sandra Perez dijo...

Que hermoso escribis!!!. Me encantaron tus letras!!!. Gracias por haber pasado por mi casa, ahora tu casa. Prometo seguir visitandote, señor de monte grande, vecino casi. Besossss.

fabiana dijo...

Hermoso lo que escribiste.
Eres muy tierno.
Saluditos

Sandra Perez dijo...

Vuelvo a leerla con mas detenimiento... La espina es como una herida, cuando cierra deja cicatriz, y es muy dificil ocultarla... Gracias, señor de Mte. Gde. por traerme nuevamente hasta aqui. Besossssss tristes.