Aviso Importante

Los hechos y personajes de este blog son ficticios. Cualquier semejanza con la realidad, es pura coincidencia

miércoles, 21 de febrero de 2007

Leyenda del Arco Iris

Introducción
Este es el resultado de la alquimia entre hechos reales, ficticios y sensoriales, vividos por dos personas comunes y muy especiales, quienes dieron comienzo a su propia leyenda…

La Partida
Con el abrasador calor como marco del encuentro, la expedición a las altas cumbres del Monte MarySierra, se reunió por primera vez ( ¿primera vez?) en el Aeropuerto Internacional de Confección, prolija y bonita ciudad del Sur del País del Arco Iris.
El expedicionario avezado en exploraciones nocturnas de grandes urbes, ya retirado y Ella experta guía en caminos, lagos y sierras se encontraron para dar comienzo a la aventura.
Antes de partir se efectuó la ceremonia inicial en donde se procedió a bautizar la expedición, después de una prolongada deliberación se opto por ponerle un nombre acorde, Expedición ELLAEL, nombre científico derivado de los nombres de los arriesgados expedicionarios.
Completando los preparativos propios de expertos expedicionarios, se completaron los equipos tecnológicos con las partes faltantes, se recuperaron fuerzas mediante un nutritivo almuerzo, se chequeó el equipamiento para el viaje, ella con su elegante vestido y sandalias de leve taco alto, el de jean, zapatillas y camisa de elegante sport, provisiones necesarias para el viaje, medio de locomoción en condiciones y primeros acercamientos para romper el hielo y hacer mas llevadera la convivencia.
Así ya preparados, partieron hacia el destino desconocido, el afán científico intacto y cierta sensación que este viaje iba a ser extraordinario ( Y como no serlo si EL no podía dejar de admirar la figura de ELLA).
Mientras el vehiculo recorría raudamente la carretera ciertos pensamientos cruzaban las mentes de nuestros protagonistas………..

Temblor de la Montaña
Mientras los kilómetros de carretera eran devorados sin compasión por el vertiginoso paso del vehiculo expedicionario, dentro de este se llevaba a cabo la planificación en detalle de la expedición.
Nuestros científicos estaban enfrascados en profundos discernimientos, sabiendo que las conclusiones a las que se arribarían serían fundamentales para el éxito de la misión, se discutió como racionar los chocolates, donde reabastecerse de alimentos, que lugar ocupar en la carpa, quien pone la mesa o quien sirve el desayuno, etc.
Luego de varias horas de viaje y de surcar caminos escarpados, la base del campamento se hizo presente, ELLA estaba algo cansada por lo que EL se ofreció a llevarla hasta el refugio. Tomo a ELLA con su brazo izquierdo por la cintura y con su brazo derecho sujeto las piernas de ELLA , con un leve impulso la levanto, en ese instante El sintió que el suelo se le movía, estaban sintiendo por primera vez la furia de la naturaleza, un furioso temblor venido de las montañas lo hizo trastabillar, debió soltar las piernas de ELLA para evitar la catástrofe que se avecinaba, ELLA con reflejos dignos de una liebre acomodo su cuerpo y logro superar el mal momento. Ambos se miraron y comprendieron que no seria tarea fácil, no estaban entrenados para eso, pero su tesón pudo más.
Un segundo intento fue hecho y entonces si EL sintió en todo su esplendor la delicadeza del cuerpo de ELLA, como si ella se hubiera convertido en una delicada pluma de cisne fue levantada y llevada a través del umbral del refugio hacia un lugar seguro.
Ambos se miraron, en rostro de ella vislumbraba la expresión de exclamar Que Hombre !! y el solo pensaba en lo Hermosa que era ELLA.
Mientras la montaña guardaba con escondida fiereza nuevas sorpresas para nuestros científicos, las luces del día se iban apagando, el refugio quedo a oscuras, ELLA y EL caminaron juntos perdiéndose en la penumbra, tomados de la mano, bajo miradas cómplices, algo estaba por suceder, pero solo ellos conocen el secreto……..

El Enjambre Asesino
El amanecer auspiciaba un buen día para realizar la primer investigación, de las varias coordinadas para esta expedición.
Primero el desayuno frugal, bajo miradas cómplices, corolario de una noche de vigilia.
Nuestros investigadores, luego de ajustar los últimos detalles, partieron hacia las playas del cristalino lago.
Mientras exploraban las costas bajo los rayos del implacable sol, la quietud del lago solo presagiaba serenidad y hospitalidad. Mientras investigaban la composición de los suelos de la playa, un lejano zumbido se comenzó a sentir.
Ellos no lo percibieron al principio, solo un explorador se aproximo, ELLA, nuestra experta en la fauna autóctona, no dudo en calificar a la especie, este es un pampam-picacola-elguacho, no son peligrosos, si molestos pero creo que nos dejaran tranquilos.
Al poco tiempo ya estaban rodeados de unos ochocientos de estos insectos, que revoloteaban a su alrededor, ELLA y EL decidieron cambiar de lugar de investigación, pero a la hora eran atacados sin contemplación por un sobrenatural enjambre de mas de doce millones de agresivos y violentos insectos, ELLA pensó, deben haber mutado por algún motivo extraño, EL al verse acorralado, se acordó de sus viejas expediciones, jamás había corrido tanto peligro, pero en ese momento escucho el grito frenético de ELLA, al suelo!!!!!, al suelo!!!!!, dicen que contra el suelo se alejan, e inmediatamente se arrojo extendida boca abajo contra la playa, parecía tener razón, estos la sobrevolaban pero no la tocaban, hasta que uno de los pampam se apoyo sobre una de las partes mas atrayentes de nuestra doctora, y desde allí parecía dirigir las operaciones, EL acerco su microscopio y observo la cara del insecto, una sonrisa digna de propaganda de pasta dental se dibujaba en el rostro del pampam, ahí surgió la primer confirmación científica, el verdadero significado del nombre del insecto, y luego la segunda conclusión a la que llegó EL, no es nada tonto este bicho para elegir lugar.
En un instante de arrojo, EL tomó a ELLA de la mano, la sacó de esa comprometida situación y corrieron hacia el refugio, perseguidos por el mortal enjambre.
Luego del descomunal esfuerzo en llegar a las puertas del refugio, ambos entraron en el y aprovecharon a recuperarse, solo como ellos habían aprendido, pero no era mucho el tiempo disponible, debían salir nuevamente, quien sabe que fieras peligrosas les esperarían, en sus mentes solo circulaba la idea de terminar la próxima misión, para llegar al momento del reparador descanso, de compartir sus vivencias, de …………..

Salvaje Jauría
El sol del mediodía calcinaba las piedras, a pesar del calor abrasador ELLA y EL continuaban con lo planificado, no había tiempo que perder, los senderos que llevaban a los otros puntos del lago estaban esperando para ser descubiertos.
Luego de varios kilómetros de caminata, nuestros expedicionarios sintieron detrás de ellos, sigilosos pasos que los seguían, con disimulo miraron hacia el origen de los ruidos y con sorpresa vieron que eran acompañados por un perro salvaje, este los miraba con recelo, pero la amenazante dentadura que asomaba por su boca hacia prever el peor de los escenarios.
ELLA, conocedora de la fauna local, tranquilizo a EL quien ya quería salir corriendo para el refugio, es lógico, en su juventud solo había tratado con gatos y bastante domesticados, pero viendo la seguridad de ella ganó confianza y se abandonó a las calmas indicaciones de nuestra científica.
Siguieron caminando haciendo caso omiso a la presencia amenazante del perro cimarrón, sin darse cuanta que a medida que avanzaban hacia sus objetivos, se iban sumando lentamente mas animales a la hambrienta jauría.
Transcurrido el tiempo y viendo que la situación ganaba en peligro, de manera cauta emprendieron el regreso, tratando de disimular su temor, esperando que las fieras no olfatearan el sutil aroma del miedo, sobre todo el emanado por nuestro avezado y ya retirado explorador nocturno.
A medio camino del regreso, el mas grande de los animales intuyendo la jugada de nuestros expedicionarios y dándose cuenta que la hermosa presa que veía ante sus ojos era la verdadera experta en la materia, trato de hacer disminuir su marcha deteniéndose delante de ella, pero ELLA, dando nuevamente una muestra de arrojo conecto un violento puntapié en las partes traseras del animal, quien quedo tan sorprendido por esta actitud, que corrió al encuentro de sus congéneres, y como si supieran que algo malo les podría pasar uno a uno se fueron separando y desapareciendo entre la espesura de la vegetación.
De ahí en más nuestros científicos pudieron volver a su base sin sobresaltos, mientras caminaban hacia el refugio planificaron la última expedición del día, el viaje hacia la ciudad perdida, enclavada en algún lugar escondido del lago, dice la leyenda que esa ciudad se encuentra habitada por gnomos mágicos, ¿sería verdad? , solo yendo en su búsqueda se revelaría el secreto.
A primera hora de la tarde, la estela de polvo dejada por el vehiculo, indicaba que el momento se aproximaba, dos rostros sonrientes iban en busca de resolver el misterio, a lo lejos unos ojos observaban.

La Ciudad de los Gnomos
La tarde se aventuraba en el paradisíaco lugar, nuestros expedicionarios con ojos atentes escudriñaban el camino en busca de la secreta Ciudad de los Gnomos, ¿sería verdad su existencia? o solo fruto de la imaginación popular. Cientos de relatos existían, unos hablaban de gente desaparecida en su búsqueda, otros de expediciones convertidas en bosques de extraordinario magnetismo, otros convertidos en parte de la fauna local, ninguno comprobado pero tampoco ninguno discutido.
Luego de unas de horas de viaje y casi con la esperanza perdida, ELLA y EL se miraban con extrañeza y algo mas que interés científico, EL pensó será parte del embrujo de este lugar las maripositas que vuelan en mi estómago o ¿será lo que ELLA me provoca? Mmmmmmmmm!!!, mientras ELLA pensaba, que mirada de pillo tiene este EL, debo alejarme de el porque me parece que es un fresco (nada más alejado de la realidad).
Cuando las esperanzas se daban por terminadas, un pequeño sendero se abrió al costado de la maltrecha carretera, enfilaron por este y con mucha dificultad el vehiculo comenzó su recorrido; al cabo de un rato y haciéndose paso por la espesa vegetación, después de un brusco giro del camino, apareció ante sus ojos un pequeño y delicado poblado, sus calles casi desiertas, las casas con sus cortinas cerradas, se respiraba paz pero algo les decía que los estaban observando, se movieron con cautela, llegaron a una hermosa y muy bien cuidada plaza, solo se veían dos parejas de jóvenes amantes acariciándose debajo de unos tilos, terminando de rodear la plaza y cuando alzaron la vista una maravilla los paralizó, el cerro que tenían frente a ellos, estaba cubierto de una tupida y variada vegetación, sus colores maravillosos y las formas de algunos de esos árboles parecían casi humanas, las miradas se cruzaron, ¿sería cierta parte de la leyenda?, el razonamiento científico decía que no, solo fue una impresión nada mas, eso pensaron.
Una vez terminada la recorrida por el pueblo, se dieron cuenta que en las calles ya había mas movimiento, extraño, no se habían percatado de eso, quizás estuvieran distraídos investigando, raro en ellos, eran metódicos. Realizaron las tareas científicas de de costumbre, toma de muestras y fotografías, lo usual y ya que estaban en el poblado aprovecharían para reponer algunos víveres.
Encontraron una panadería y allí el primer hecho extraño, una señora muy sonriente los atendió les envolvió el pan y les ofreció un trozo de queso, ELLA se dejó llevar por la tentación y con gusto se deleito con el, en ese momento EL vio un maravilloso pero fugaz resplandor en los ojos de ELLA, observo disimuladamente la sonrisa de la panadera y pudo leer sus labios cuando la misma le comunico a la pequeña “ ve y avisa ya al consejo ella ..…” y el giro de la despachante no le permitió leer mas, quizás la conocieran de antes o avisaría que nuestros exploradores no eran peligrosos.
Mientras salían del negocio en busca del resto de las provisiones, algo se estaba gestando a sus espaldas, las fuerzas mágicas se estaban concentrando.

El Hechizo
Una vez terminadas las tareas de reaprovisionamiento básicas y emprendiendo la vuelta, con la duda de si este poblado sería el habitado por los Gnomos, pues no se habían podido obtener pruebas de que esto fuera así, un dulce aroma a frutas invadió los sentidos de nuestros protagonistas, ambos pensaron que agradable sería sentir el dulce sabor de una fruta, EL se imaginó inclusive que hermoso sería que esa fruta fuera prohibida y la imagen de ELLA se hizo presente.
El perfume los llevo hasta un pequeño despacho en dónde una amable anciana les convido frutas y en forma de cortesía y agradecimiento a sus visitantes eligió muy cuidadosamente unas frutos y un melón, al dárselos les dijo, la dulzura de este fruto despertará desconocidas sensaciones a vuestros sentidos, ELLA y EL no comprendieron bien esa frase, pero la relacionaron con el exquisito aroma del fruto.
Así emprendieron el regreso, algo importante se les había pasado, ¿Por qué nadie utilizaba calzado en ese lugar? Y sobre todo no vieron el sexto dedo en los diminutos pies de los habitantes.
El camino no presento dificultades para salir del pueblo, en realidad ELLA se percató que las condiciones habían mejorado notablemente, como si quisieran facilitarles el regreso.
En un recodo del camino vieron como los cisnes los sobrevolaban, como acompañándolos en su salida, su vuelo era ordenado, pero silencioso casi irreal, como queriendo advertirles algo, intentando anticipar el futuro, ELLA y EL solo exclamaron que hermosas aves, ellos no vieron las lágrimas del líder.
Cayendo la noche y hambrientos se detuvieron en un refugio para viajeros, en el saborearon una deliciosa comida típica, realmente sabrosa, allí nuevamente EL vio el hermoso y fugaz brillo en los ojos de ELLA, recordó las palabras de la panadera, pero rápidamente las saco de su mente, debe ser el brillo del sol bajando sobre el lago.
Ya prácticamente de noche arribaron al refugio que era base de la expedición, estaban cansados pero felices, si bien creían que n o habían encontrado la Ciudad de los Gnomos, las experiencias vividas esa tarde fueron realmente buenas, decidieron para relajarse caminar por la orilla del lago.
Se tomaron de la mano y bajaron la escalinata que los comunicaba con el lago, de repente un resplandor los cegó, ELLA se sintió poseída por el espíritu de un ave majestuosa, por el espíritu de un águila guerrera, con fuerza sobrehumana salto y voló hacia EL, este al mismo tiempo se sintió convertido en un león salvaje, al ver el salto de su compañera instintivamente abrió la boca como las fauces del rey de la selva, dispuesto a devorarla, fue un instante, al recuperar la conciencia se hallaban abrazados, se miraron y sellaron el momento con un tierno beso.
Tomados de la mano se encaminaron al refugio, las luces se apagaron y nuestra pareja desapareció en la oscuridad, los ojos vigilantes en las afueras sonreían satisfechos, esta vez si se iba a lograr………


El Camino a las Alturas
Totalmente repuestos del agotador día anterior, haciendo los preparativos para abandonar definitivamente el refugio, miraban a lo lejos el destino final de la expedición, las cumbres del Monte MarySierra, llamada así porque desde su punto más alto se puede observar las montañas y el mar, pero también conocida la dificultad para llegar a ella, solo los elegidos lo lograrían, no se conocen ni registros ni antecedentes de que alguien lo haya logrado.¿Podremos nosotros? Se preguntaban ELLA y EL.
Antes de continuar con los hechos de la expedición ELLAEL, le daré al lector un pequeño panorama de lo que les esperaba a nuestros expedicionarios en busca del objetivo final.
En el camino existían escollos peligrosos a sortear, uno de los más peligrosos era la tribu de Regay, y lo único que se sabía era que estaban habitadas por indios de dudosas costumbres sexuales, desconociéndose su forma de reproducirse, cuya principal costumbre alimenticia estaba dada por la práctica del canibalismo, la tribu de Ponotro, la información con que se contaba era que terminaban la tarea con los sobrevivientes de los encuentros con los aborígenes de la tribu Regay y como último lugar habitado se encontraba la aldea de Reposo, donde los viajeros podrían descansar, pero muy probablemente en forma eterna, estas tribus eran conocidas como la Trilogía de los Guardianes de las Alturas, se consideraba casi imposible sortear los tres obstáculos.
Si se lograba superar esos escollos quedaba todavía el escarpado camino y una espesa y cerrada jungla que atravesar plagada de alimañas salvajes y ponzoñosas.
Sin mucha conciencia de esto, embebidos de un incalculable coraje y con sus corazones llenos de alegría (la noche anterior tuvo mucho que ver), los científicos comenzaron a recorrer el camino a las alturas.
Fuera de su visión en las altas cumbres una mezcla de nubes oscuras y sol se estaban arremolinando en tensa espera para la prueba final.

Guardianes de las Alturas
Mientras recorrían el sinuoso y peligroso camino, un ruido estrepitoso se apodero del vehiculo, este se inclinó hacia el costado izquierdo, y se detuvo.
Bajaron a ver que pasaba y observaron que el terreno había cedido ante el peso de una de las ruedas del móvil, estaban analizando la forma de sacarlo cuando EL sintió que algo lo sujetaba por detrás, dos garras de impresionante fortaleza, fue inmovilizado rápidamente, mientras ELLA emitía un estridente grito de terror una red cayo sobre ella y fue reducida en instantes. Mientras eran trasladados atados de pies y manos en sendos troncos que eran transportados por dos indígenas cada uno, veían con espanto como el contingente de salvajes se adentraba en la espesura de la ladera de la montaña. Al llegar a la tribu un cartel escrito en rustica rezaba “Bienvenido a Regay, cuidado con lo que hacei”, mal augurio para nuestros expedicionarios. Fueron separados y en soledad esperaron la noche.
Al ocultarse los rayos del sol el cacique ataviado con plumas y pollera rosa entro en la choza en la que estaba prisionera ELLA, y le pregunto en un mal castellano, tu que querer “¿baño caliente o dunga dunga?”, ELLA con criterio e imaginando que dunga dunga ero lo peor que pudiera pasarle sin titubear contesto, “Baño Caliente”, muy bien si ser tu deseo así será y en su idioma nativo dio la siguiente orden a su escolta “Nerpo en lasbo , varlle y narcoci”, salio y se dirigió a la choza en la que se encontraba EL y pregunto nuevamente “cortar piernas o dunga dunga” rápidamente pensó EL sin piernas no podre caminar con dunga dunga con alguna dificultad al principio, la respuesta fue dunga dunga y la orden “ Nerpo en lasbo, marencre y varlle”, la suerte estaba echada para nuestros expedicionarios.
Rato después la imagen era esta los Regay bailando bajo el influjo de la exitación alrededor de una gran olla en la que se encontraba atada y sazonada ELLA, primer misterio develado eran caníbales y se alimentaban de mujeres, y EL todo brillante por el aceite en su cuerpo y atado en un camastro, segundo misterio rebelado tal como lo indicaba su nombre eran gay y EL era el postre.
Los movimientos desesperados de EL conjugaban con los de ELLA mientras el agua se calentaba, en eso las cuerdas resbalaron en el aceite y EL pudo desatarse, sin que los excitados Regay se dieran cuenta se deslizo subrepticiamente por un rincón y encendió una de las chozas, los Regay corrieron hacia el lugar, en esa circunstancia aprovecho a sacar a ELLA de la olla, la contemplo durante un momento (mmmmm) , pensó no ahora no, la cubrió con una manta y corrieron hacia el vehiculo que había sido transportado por los Regay, este encendió rápidamente y huyeron hacia el camino, una vez a salvo pararon a un costado, se miraron y……….
Luego de un par de horas retomaron el camino, al rato una lluvia de flechas los hizo detenerse, fueron rodeados por los habitantes de los arroyos los Ponotros, quedaron desorientados al ver a ELLA, ya que ninguna mujer había sobrevivido a los Regay, y al ver a EL en buen estado y caminando normalmente, los Regay no solían hacer eso, el jefe pregunto a EL que había pasado y este comento con gran convencimiento, ella ser la diosa de la montaña y yo su guardián, vimos a dejar premio a tribu Ponotro, pero como son muchos, hemos dejado caminando mal a los Regay, los esperan gustosos para que uds los disfruten, los Ponotro salieron disparados como bala de cañón envueltos en gritos de alegría. Un nuevo peligro se había sorteado, por ultimo como los de Reposo no se habían despertado pasaron sin peligro y esta tribu seguirá siendo un misterio hasta la próxima expedición.
El tramo final estaba frente a ellos, una opresión en el pecho se les presentó, el sendero estaba alli……

La Piedra Mágica
Cuando el camino llegó a su fin luego de atravesar laberintos y brumosos espacios nuestros expedicionarios se apearon y comenzaron el escalamiento final, un estrecho sendero los esperaba, se miraron con ansia, y comenzaron la caminata.
Transcurridos unos pocos metros la aparición de enormes arañas, sumamente ponzoñosas y agresivas les corto el camino, no había donde guarecerse, pero un sonido estridente salido del vientre del bosque las hizo espantar, fue extraño, en ese momento alzaron la vista hacia el cielo y vieron como los árboles milenarios alzaban sus brazos al firmamento como pidiendo piedad, algo les recordó los relatos de la montaña.
Al final del sendero vislumbraron la piedra que supuestamente les abriría las puertas al mas maravilloso de los paisajes, al acercarse un extraño resplandor la rodeaba, una maravillosa escalera de oro marcaba el camino hacia la cima, con mirada extraña y sorprendida ELLA y EL se encaminaron hacia la cumbre, al llegar a destino el paisaje que se les presento fue como ver el paraíso en sus orígenes, una tupida y maravillosa vegetación, las imponentes montañas a un lado y sobre el otro el mar, tan absortos estaban contemplando el paisaje que no se dieron cuenta de la compañía que estaban teniendo.
El majestuoso aletear del cóndor los distrajo, al mirarlo vieron como sobre sus cabezas el cielo giraba al compás de las alas del imponente pájaro, cada vez mas rápido y más rápido, las nubes oscuras comenzaron a abrirse, el sol apareció en medio de estas, fueron rodeados por los habitantes de la Ciudad de los Gnomos, quienes separaron a ELLA y EL, ella fue adornada con flores de color rojo, naranja, amarillo, verde y azul con adornos de oro y plata y cubierta con un delicado vestido de seda, en ese momento se escucho una voz venida del cielo, hablándole a ELLA, le dijo, nuestro territorio ha perdido a su princesa hace muchos siglos, y estuvimos esperando a su sucesora quien reinara en los corazones de este país, en ella estarán encarnadas todas las bondades de los habitantes de esta tierra, la sinceridad, la bondad, el arrojo, la inteligencia y el amor, Tu reúnes estas condiciones por lo que tu destino es el velar por los habitantes de esta comarca y del mundo, indicándoles el buen camino, dicho esto las nubes oscuras dejaron caer finas gotas de lluvia sobre ELLA, el sol dirigió un calido rayo de sol sobre ella y en ese momento ELLA resplandeció y su cuerpo se transformo en seis rayos de brillantes colores, los que brillarían siempre que nubes oscuras descarguen sus lagrimas de pesar y para indicar que un rayo de sol de esperanza siempre estará disponible para calmar los dolores de la humanidad.
Los gnomos se acercaron a EL y le dijeron, ve y cuenta esta historia, dile a todos que el mundo ya tiene a su PRINCESA DEL ARCO IRIS.

EL.

2 comentarios:

Bichito de luz dijo...

Hermosa leyendaa¡¡¡¡¡¡

Mis felicitaciones Sr. de Monte Grande.

Uy que se ve hermosa La Leyenda en ese formato con aire señorial.

M. Pilar O. alias Bichito de luz

Bichito de luz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.